La salud íntima de la mujer salud intima

Salud Ginecológica
Ginecología Ovarios Tratamientos Infecciones

La salud íntima de la mujer guarda estrecha relación con la salud general. La medicina natural que atiende tanto a lo físico como a lo emocional, ayuda a prevenir y tratar las infecciones ginecológicas más comunes.

Aunque para algunas mujeres resulta difícil acudir, pues se aborda y analiza un área íntima. De hecho, la mujer abre su intimidad tanto a nivel físico con el tacto vaginal y la exploración como a nivel anímico, ya que se puede preguntar cuestiones íntimas sobre sus relaciones sexuales y no todas las mujeres son dadas a darlas.

Muchas veces la mujer se limita a aceptar un diagnostico y seguir unas indicaciones sin entender muy bien por qué ni qué le está pasando, pero es la parte más implicada. Además le ofrece una buena oportunidad de colaborar en el tratamiento y prevenir cualquier afección.

La salud íntima de la mujer SaludFemenina 1 300x199

Salud Íntima

Se puede acudir al ginecólogo simplemente para prevenir o buscando remedio a alguna dolencia. Existen varios protocolos de prevención como las mamografías, las citologías vaginales o las visitas a unidades de menopausia. Pero es necesario saber que no todas las pruebas que se realizan son necesarias ni están exentas de efectos secundarios.

Independientemente de la prevención hay situaciones en las cuales hay que acudir al ginecólogo para obtener un diagnostico.

En caso de amenorrea. Es la interrupción de la menstruación, así se descarta un embarazo o síndrome de ovario poliquístico.
Si se detecta un bulto o anomalía en el pecho, para comprobar si se trata de un quiste u otra infección.
Si se sufre hemorragias muy profundas entre o durante las reglas, o bastante tiempo después de pasada la menopausia.
En caso de menstruaciones muy dolorosas, para descartar miomas, endometriosis o quistes ováricos.
No significa que todas estas circunstancias sean graves. Ya que en todas ellas se puede recurrir a un tratamiento pero lo importante es hacerse revisiones periódicas y no tener que acudir al ginecólogo cuando tengamos o sintamos una anomalía.

Fuente: http://centromujer.republica.com