Incontinencia urinaria en la mujer Incontinencia urinaria de esfuerzo Patolog  a que afecta mayoritariamente a mujeres

Que es la incontinencia Urinaria

Se denomina incontinencia urinaria a la pérdida involuntaria de orina. Puede ser tan discreta que la persona afectada la tolere sin consultar al médico siquiera, o lo suficientemente intensa como para requerir el uso de compresas o empapadores.

Este problema tiene repercusión en la vida social del paciente, que puede llegar a evitar cualquier relación social por el temor a ser descubierto por el olor de la orina, algo que le provoca desde estrés o ansiedad a depresión.

La incontinencia urinaria ocurre con mayor frecuencia en personas mayores; de hecho, puede llegar a afectar al 10% de los ancianos que viven solos o en familia, y hasta al 50% de los que viven en una residencia. Suele ser más común en el sexo femenino; actualmente se considera que padecerán incontinencia el 30% de las mujeres adultas y la mitad de las mujeres ancianas. La Asociación Española de Urología calcula que, sólo en España, la incontinencia urinaria afecta a tres millones de mujeres. En todo el mundo los afectados podrían ser alrededor de 400 millones. Por su parte, en los varones la edad y la cirugía del cáncer de próstata suelen ser las dos causas más habituales por las que aparece este problema.

Los diagnósticos con los que se cuenta ahora para detectar la causa de la incontinencia urinaria son más precisos y las opciones de tratamiento más efectivas, por lo que hay que romper la barrera dela vergüenza y acudir al médico o al urólogo en busca de solución.

Causas

Las causas más frecuentes de la incontinencia urinaria son las siguientes:

  • Uretra con mayor movilidad. En este caso, el individuo afectado presenta cierta debilidad de los elementos anatómicos que se encargan de sostener la uretra en su localización correcta, presentando una movilidad –generalmente un descenso– de la uretra a planos inferiores, por ejemplo, ante un esfuerzo. Este mecanismo será el responsable en los casos de incontinencia de esfuerzo.
  • Lesiones del esfínter uretral. Lo que se produce con un cierre incompleto o defectuoso es una pérdida de orina porque el elemento que impide su salida voluntariamente no funciona correctamente.
  • Lesiones neurológicas. En circunstancias concretas de determinados trastornos neurológicos centrales como ictus, enfermedades neurodegenerativas, demencias, etcétera, puede existir una desconexión entre las órdenes cerebrales y las respuestas periféricas a nivel urológico.
  • Inflamaciones locales. Algunas infecciones, inflamaciones no infecciosas como cistitis secundarias a tratamientos con radioterapia, infecciones por esquistosoma, tumores… se produce una alteración de los mecanismos de cierre de la uretra y de su esfínter, dando lugar a la pérdida involuntaria de orina típica de la incontinencia urinaria.

Sintomas

El síntoma principal de la incontinencia urinaria, y el que define a este problema, es la pérdida involuntaria de orina. Puede ocurrir al toser, estornudar, mantener relaciones sexuales o realizar algún esfuerzo físico. Dependiendo del tipo de incontinencia, la pérdida de orina será mayor o menor.

En algunos casos puede acompañarse de dolor e infecciones de orina que se repiten con asiduidad.

Factores de riesgo de incontinencia urinaria

Existen una serie de factores de riesgo que pueden predisponer a padecer episodios de incontinencia urinaria, como ocurre a las mujeres en el caso de haber tenido algún parto vaginal, la menopausia y haber sufrido una histerectomía (extirpación quirúrgica del útero, total o parcialmente).

Otros factores de riesgo de incontinencia urinaria, que afectan a ambos sexos, son la edad avanzada, la obesidad, el estreñimiento, presentar una movilidad reducida, padecer ciertas enfermedades como la diabetes o el alzhéimer, o ingerir fármacos diuréticos.

Prevención

La incontinencia urinaria es un problema que se puede prevenir, o al menos retrasar su aparición, adoptando una serie de medidas:

  • Practicar los ejercicios de Kegel.
  • Reducir el consumo de sustancias que estimulan la vejiga en exceso como la cafeína, el alcohol, y ciertos medicamentos como los diuréticos.
  • Combatir el estreñimiento.
  • Evitar la obesidad porque produce un aumento de la presión intraabdominal.
  • Intentar no tomar medicamentos, como los diuréticos, que puedan favorecer las ganas de orinar.
  • Disminuir la ingesta de bebidas a partir de la media tarde.
  • No empujar al orinar, porque el aumento de presión podría dañar los músculos del suelo pélvico.

 Separe su cita con nuestros especialistas acá  

 

Fuente: https://www.webconsultas.com/salud-al-dia/incontinencia-urinaria/prevencion-de-la-incontinencia urinaria-2118