¿Qué es la orientación sexual?

La orientación sexual está relacionada con las personas que nos atraen y con las que deseamos tener una relación de pareja. Las más comunes son gay, lesbiana, heterosexual y bisexual.

La orientación sexual es diferente del género y de la identidad de género.

La orientación sexual tiene que ver con quiénes te atraen y con quiénes quieres tener una relación romántica, emocional y sexual. Es diferente de la identidad de género. La identidad de género no se relaciona con quién te atrae, sino con quién ERES: hombre, mujer, intergénero, etcétera.

Esto significa que ser transgénero (sentir que tu sexo asignado es muy diferente del género con el que te identificas) no es lo mismo que ser gay, lesbiana o bisexual. La orientación sexual tiene que ver con quién quieres estar, mientras que la identidad de género se relaciona con quién eres.

Hay varios tipos de identidad relacionados con la orientación sexual:

  • Las personas que se sienten atraídas a un género diferente (por ejemplo, mujeres que se sienten atraídas por hombres, y hombres que se sienten atraídos por mujeres) por lo general se consideran “heterosexuales”.
  • Las personas que sienten atracción por personas del mismo género se suelen considerar “homosexuales” o “gais”. Las mujeres gay prefieren el término “lesbiana”.
  • Las personas que sienten atracción tanto por hombres como por mujeres se suelen autodenominar “bisexuales”.
  • Las personas que sienten atracción por diferentes posibilidades de identidad de género (hombre, mujer, transgénero, intergénero, intersexual, entre otras) pueden autodenominarse “panasexuales” o queer (“cuir”, según una adaptación al español).
  • Las personas que no están seguras de su orientación sexual pueden decir que están “en duda” o que son “curiosas”.
  • Las personas que no sienten ningún tipo de atracción sexual por nadie suelen llamarse “asexuales” a sí mismas.

Es importante notar que algunas personas no se sienten exactamente representadas por ninguna de estas etiquetas. Algunas personas no les gusta la idea de las etiquetas en absoluto. Algunas otras personas se sienten cómodas con algunas etiquetas y no con otras. Tú decides cómo quieres que se te describa, o no.

¿Qué significa queer?

El término queer (adaptado al español como “cuir” y, a veces, traducido como “rarito”, “maricón”) puede incluir varias identidades sexuales y de género que no sean heterosexuales y cisgénero.

En el pasado, se usaba como insulto u ofensa. Para algunas personas, todavía es un término ofensivo, especialmente para los que recuerdan que esa palabra se usaba para lastimar. Otros utilizan esta palabra con orgullo para identificarse.

No utilices el término queer ni sus equivalentes para referirte a una persona, a menos que sepas que así se identifica a sí misma. Cuando hables con alguien de su orientación sexual, usa los términos que use esa persona. Está bien visto (y, por lo general, se recomienda) que preguntes qué tipo de denominación prefiere cada persona.

¿Qué es la asexualidad?

Las personas que se identifican como “asexuales” no sienten realmente atracción sexual hacia nadie. Es posible que consideren a otros físicamente atractivos o que deseen tener relaciones amorosas, pero no están interesadas en tener relaciones sexuales ni en participar en prácticas sexuales con otros. Las personas asexuales a veces usan la palabra “as” a modo de abreviación.

La asexualidad no tiene nada que ver con la atracción amorosa. Muchas personas asexuales se sienten atraídas románticamente por otras personas, por lo que pueden identificarse como asexuales, pero también como gais, lesbianas, bisexuales o heterosexuales. Tan solo no sienten el deseo de actuar sobre esos sentimientos de manera sexual.

Las personas asexuales tienen necesidades emocionales al igual que el resto. Algunas personas asexuales tienen relaciones amorosas, y otras no están interesadas en eso. Su forma de acercarse a otros o de tener intimidad con ellos no es por medio del sexo.

Hay otras personas que no sienten atracción amorosa o que no quieren tener una relación de ese tipo; estas pueden definirse como “arrománticas”. Ser arromántico y ser asexual son dos cosas diferentes.

Algunas personas asexuales sienten excitación, pero no el deseo de tener actividades sexuales con otros. También hay personas asexuales que se masturban, y otras que no sienten la menor excitación.

Es muy normal atravesar períodos en los que no quieres tener relaciones sexuales, pero eso no significa necesariamente que seas asexual. Además, la asexualidad no es lo mismo que el celibato. El celibato es una decisión que puedes tomar, mientras que la asexualidad es una identidad sexual —es decir, tiene que ver con quién eres naturalmente—.

Al igual que otras orientaciones sexuales, la asexualidad no siempre puede definirse en términos de “todo” o “nada”: hay un espectro que abarca desde ser una persona sexual (es decir, que experimenta atracción sexual hacia otros) hasta ser una persona asexual. Diferentes personas están en distintas partes de ese espectro. Algunas personas que sienten muy poca atracción sexual por otras se identifican como “grisexuales.” Algunas que solo se sienten atraídas sexualmente por alguien con quien tienen una relación afectiva, se identifican como “demisexuales.” ¿Quieres saber con qué categoría se identifica alguien? Pregúntale.

En las personas asexuales, no hay nada que funcione “mal”, y tampoco existen hechos indicativos que respalden la teoría de que la asexualidad se debe a alguna clase de problema de salud mental o trauma. De hecho, es bastante común: según algunas investigaciones, 1 de cada 100 adultos es asexual. Puedes encontrar más información sobre la asexualidad en la Red para la Educación y la Visibilidad de la Asexualidad.

¿Qué pasa si no quiero usar ninguna denominación?

Está bien si no quieres usar ninguna denominación. Solo tú puedes decidir qué identidad sexual te describe mejor. Algunas personas sienten que ninguna de las denominaciones comunes los identifica.

Tu orientación e identidad sexuales pueden mantenerse durante toda la vida o pueden variar según a quién te sientas atraído o con quién mantengas una relación romántica o sexual activa. Esto es completamente normal. Una vez que te sientas cómodo con una denominación, no hay motivo por el cual no puedas cambiarla a medida que tú cambies.

Cambiar con qué te identificas no significa que estés “confundido.” Muchas personas, jóvenes y mayores, sienten cambios en relación con quiénes los atraen y con qué se identifican. Esto se denomina “fluidez.”

 

  Solicite su cita con nuestros especialistas acá 

 

Fuente: https://www.plannedparenthood.org/es/temas-de-salud/orientacion-sexual-y-genero/orientacion-sexual/como-surge-la-orientacion-sexual

Descripción general

La circuncisión es la extirpación quirúrgica de la piel que cubre la punta del pene. El procedimiento es bastante frecuente entre los recién nacidos varones de determinadas partes del mundo, incluso en los Estados Unidos. Es posible realizar la circuncisión después del período neonatal, aunque es un procedimiento más complejo.

Para algunas familias, la circuncisión es un ritual religioso. El procedimiento también puede ser un tema de tradición familiar, higiene personal o cuidado preventivo de la salud. Sin embargo, otros consideran que la circuncisión es innecesaria o que es una desfiguración.

Por qué se realiza

La circuncisión es un ritual religioso o cultural para muchas familias judías e islámicas, así como para ciertas tribus aborígenes de África y Australia. La circuncisión también puede ser un asunto de tradición familiar, higiene personal o cuidado preventivo de la salud.

A veces, existe una necesidad médica de realizar la circuncisión; por ejemplo, cuando el prepucio está demasiado apretado como para moverlo hacia atrás (retraerlo) sobre el glande. En otros casos, especialmente en algunas partes de África, se les recomienda la circuncisión a los niños mayores o a los hombres a fin de reducir el riesgo de contraer determinadas infecciones de transmisión sexual.

La American Academy of Pediatrics (Academia Estadounidense de Pediatría, AAP) afirma que los beneficios de la circuncisión superan los riesgos. Sin embargo, la AAP no recomienda la circuncisión de rutina para todos los niños recién nacidos. La AAP les deja la decisión de la circuncisión a los padres y apoya la administración de anestésicos para los bebés que se sometan al procedimiento.

La circuncisión podría tener diversos beneficios para la salud, como los siguientes:

  • Higiene más sencilla. La circuncisión hace que sea más simple lavar el pene. Sin embargo, a los niños con pene no circuncidado se les puede enseñar a lavarse con regularidad la zona debajo del prepucio.
  • Menor riesgo de padecer infecciones urinarias. El riesgo de contraer infecciones urinarias en hombres es bajo; sin embargo, estas infecciones son más frecuentes en los hombres que no se sometieron a una circuncisión. Las infecciones graves que se presentan en las primeras etapas de la vida pueden causar problemas renales en el futuro.
  • Menor riesgo de contraer infecciones de transmisión sexual. Los hombres circuncidados podrían tener un menor riesgo de contraer determinadas infecciones de transmisión sexual, como VIH. Igualmente, las prácticas sexuales seguras siguen siendo esenciales.
  • Prevención de problemas penianos. En ocasiones, puede ser difícil o imposible retraer el prepucio de un pene no circuncidado (fimosis). Esto puede provocar inflamación en el prepucio o en el glande.
  • Menor riesgo de padecer cáncer de pene. Si bien el cáncer de pene es poco frecuente, es menos común en los hombres circuncidados. Asimismo, el cáncer cervical es menos frecuente en las parejas sexuales femeninas de los hombres circuncidados.

Sin embargo, los riesgos de no someterse a una circuncisión no solo son poco frecuentes, sino que se pueden evitar con un cuidado adecuado del pene.

La circuncisión podría no ser una opción si existen determinados trastornos en la coagulación de la sangre. Además, la circuncisión podría no ser adecuada para bebés prematuros que aún requieren atención médica en la sala de recién nacidos del hospital ni para bebés que nacen con anomalías en el pene.

La circuncisión no afecta la fertilidad y, en general, no se cree que aumente ni disminuya el placer sexual en los hombres o en sus parejas.

Riesgos

Las complicaciones más frecuentes asociadas con la circuncisión son sangrado e infección. También es posible que se presenten efectos secundarios relacionados con la anestesia.

En raras ocasiones, la circuncisión puede causar problemas en el prepucio. Por ejemplo:

  • Es posible que el prepucio se corte demasiado corto o demasiado largo
  • Es posible que el prepucio no cicatrice correctamente
  • La parte restante del prepucio podría volver a unirse al extremo del pene, lo cual requiere una reparación quirúrgica menor

Cómo prepararse

Antes de la circuncisión, el médico explicará los riesgos y beneficios del procedimiento. Tanto si estás planeando la circuncisión de tu hijo como la tuya, es probable que tengas que proporcionar el consentimiento por escrito para el procedimiento.

Lo que puedes esperar

Durante el procedimiento

La circuncisión en recién nacidos suele realizarse en la sala de recién nacidos del hospital, por lo general, dentro de los 10 días posteriores al nacimiento.

Para la circuncisión en recién nacidos, tu hijo estará acostado boca arriba, y le sujetarán los brazos y las piernas. Después de limpiar el pene y el área de alrededor, se inyectará anestesia en la base del pene o se aplicará sobre el pene como una crema. Se colocará una pinza especial o un anillo de plástico en el pene, y se retirará el prepucio.

Después, se recubrirá el pene con un ungüento, como un antibiótico tópico o vaselina, y se lo envolverá de manera holgada con gasa. El procedimiento, por lo general, lleva unos 10 minutos.

La circuncisión es similar para los niños más grandes y adultos. Sin embargo, si el procedimiento se practica más adelante, podría ser necesario llevarlo a cabo bajo anestesia general, la recuperación podría ser más prolongada y el riesgo de complicaciones podría ser mayor.

Después del procedimiento

Por lo general, la cicatrización del pene lleva entre 7 y 10 días. Se puede sentir dolor en la punta del pene al principio, y el pene puede enrojecerse, hincharse o presentar moretones. También podrías observar una pequeña cantidad de líquido amarillento en la punta del pene.

Si el bebé recién nacido está molesto mientras desaparece el efecto de la anestesia, sostenlo con cuidado para evitar presionar el pene.

Se puede lavar el pene mientras se cicatriza. Para un recién nacido, cambia el vendaje cada vez que le cambies el pañal y aplica una pequeña cantidad de vaselina en la punta del pene para evitar que se pegue en el pañal. Cambia a menudo el pañal de tu bebé y asegúrate de que no esté muy ajustado.

Si se ha usado un anillo de plástico en lugar de vendaje, este se caerá solo (por lo general, en una semana). Una vez que el pene se cicatrice, lávalo con agua y jabón durante el baño normal.

Es poco frecuente que aparezcan problemas después de la circuncisión. Comunícate con el médico en las siguientes circunstancias:

  • No orina normalmente dentro de las 12 horas después de la circuncisión
  • Hay sangrado persistente
  • Se observa un drenaje con mal olor de la punta del pene
  • El anillo de plástico continúa allí dos semanas después de la circuncisión

    Solicite su cita con nuestros especialistas acá 

Fuente: https://www.mayoclinic.org/es-es/tests-procedures/circumcision/about/pac-20393550