sexualidad y embarazo Sexualidad y embarazo embarazo 1 300x300

Durante el embarazo, casi todas las estructuras corporales sufren una modificación en mayor o menor medida, tanto anatómica como funcionalmente. Dichos cambios inician muy temprano, aunque se hagan más evidentes con el paso de las semanas.
A continuación, describiremos algunas de ellas.

Columna Vertebral:  se produce un incremento de la curvatura lumbar, que ocasionalmente puede generar dolor.

Peso: En promedio se ganan 11 kg durante la gestación (20% del peso habitual), aunque la ganancia debe ir acorde al peso previo a la concepción.

Piel: se pueden generar manchas en la cara, hipercoloración de pezones y línea entre el ombligo y el pubis y formación de estrías.

Metabolismo: puede generarse hipoglicemia al inicio del embarazo y aumento de la glucosa en sangre conforme avanza la gestación. Los minerales como el hierro y el calcio son necesarios como suplemento dado que sus requerimientos aumentan. Sangre: se aumenta el volumen de sangre, pero sobre todo de agua, por lo que es frecuente presentar anemia leve.

Cardiocirculatorio: Existe un aumento de la frecuencia cardiaca y disminución de la presión arterial.

Respiratorio: Puede presentarse cierta sensación de dificultad para respirar pero ésta debe ser leve y no limitar las actividades.

Urinario: Aumento de la frecuencia urinaria.

Sistema digestivo: Inicialmente nauseas con o sin vómitos. Luego puede presentarse ardor en la boca del estómago.

Anatómicas: aumento del volumen de las glándulas mamarias, aumento del volumen del abdomen.

sexualidad y embarazo Sexualidad y embarazo embarazo 2 300x300

Durante la gestación suelen documentarse modificaciones en la actividad sexual. Frecuentemente se encuentran entre otros, disminución del deseo, disminución de la frecuencia de encuentros y modificaciones en las posiciones sexuales.
Existen diversos cambios en este periodo que pueden afectar el comportamiento sexual de las mujeres. Los primeros de ellos son los cambios a nivel biológico, dentro de los que se encuentra la fatiga, el agotamiento, los cambios a nivel físico, náuseas y/o vomito y dolor pélvico o de espalda. Los segundos tienen que ver con la parte psicológica, por ejemplo, síntomas depresivos, negativismo y ambivalencia del embarazo, ansiedad por el parto y la maternidad, cambios en la relación de pareja, disminución de autoestima, preocupación por la imagen corporal y culpabilidad sobre la actividad sexual. Están también los factores interpersonales como disminución o aumento del interés sexual (que puede está mediado a nivel hormonal), embarazo no deseado, falta de satisfacción en la relación de pareja y actitudes cambiantes hacia el mismo. Por último, existen algunos temores e inquietudes que pueden rodear la gestación como miedo a hacerle daño al feto, dolor, parto antes de termino, aborto espontáneo, hemorragia y ruptura de las membranas.

No le tengas miedo al erotismo durante el embarazo, sin duda cualquier expresión erotica será muy positiva para ayudarte a vivir en pleno esta linda etapa. Puede mejorar o mantener estable tu estado de ánimo, fortalecer tu autoestima y relación sentimental.
Hay múltiples formas de tener encuentros erótico sola o en pareja. 🤰🏻👫👭
Si deseas tener actividad sexual dejate llevar por el deseo y trata de adaptarte a los cambios que se van dando en tu cuerpo con el paso de las semanas. Busca las posiciones que más se acomoden a tus gustos y tu edad gestacional, fortalece tu repertorio erótico y busca orientación en caso de que tengas dudas.
No olvides que existe contraindicación en algunas condiciones médicas específicas por lo que es necesario que tengas los chequeos médicos al día. 

sexualidad y embarazo Sexualidad y embarazo Embarazo 3 300x300

¿ 🇵 ​🇷 🇪 🇵 🇦 ​🇷 🇦 🇩 🇦 ?

El parto es un momento muy importante para la mujer embaraza y puede generar mucha confusión y ansiedad. Es por ello que la preparación es importante. Entre más información se tenga, más fácilmente se podrán afrontar las situaciones particulares.
Puedes asistir a un curso de preparación o buscar buenos cursos a través de la red.
Te recomendamos consultar al hospital cuando tengas entre 3 a 5 contracciones en 10 minutos (cuenta en casa la frecuencia y duración), si presentas sangrado vaginal, salida abundante de líquido por la vagina u otro síntoma que consideres importante.
El trabajo de parto puede avanzar rápido o puede tardar varias horas, por eso es importante conservar la calma y practicar ejercicios de respiración y relajación.
El dolor durante este proceso puede variar de persona a persona y existen intervenciones médicas que pueden ayudar a disminuirlo. La mas conocida es la analgesia epidural. Infórmate sobre sus riesgos y beneficios antes de ir al hospital para que tomes una decisión informada y autónoma.
Ten lista tu maleta con tiempo, es difícil saber el momento exacto en que se iniciará el trabajo de parto. No olvides la ropa del bebé, pijama, pantuflas, implementos de aseo para los dos, pañales y cobija.

 

 

Daniela González, Médica, Residente de ginecología y obstetricia. 
Universidad de Caldas. @da.gogo

www.sugo.com.co
💻
https://www.facebook.com/sugoespecialistas/ 📸@sugoespecialistasmedicos
📱 3053402970

El vaginismo es la imposibilidad de tener relaciones sexuales con penetración vaginal. “Lo llamamos primario, si se produce desde el inicio de las relaciones, y secundario, en aquellas mujeres que habiendo tenido relaciones con penetración, el dolor les impide tenerlas en el momento del diagnóstico”, explica a CuídatePlus Mercedes Herrero, ginecóloga de GINE4 y HM Hospitales.

Técnicamente, “el vaginismo es una contracción involuntaria del músculo de la vagina(denominado músculo pubococcígeo) que produce dolor en la penetración, o incluso la imposibilita”, describe Carolina Muñoz, especialista en Terapia de Pareja del Instituto Sexología, Medicina y Psicología Espill, en Valencia.

¿Cuáles son sus causas?

Herrero divide las causas del vaginismo en dos grupos:

  • Puede haber causas orgánicas. En ellas hay una alteración de las paredes vaginales: rigidez, tabiques o estrechez que impiden la penetración. En ocasiones son provocadas por malformaciones genéticas, otras secundarias a tratamientos, o a atrofia severa de la mucosa durante la menopausia.
  • En la mayoría de los casos son causas psicológicas, que fomentan una contracción involuntaria y duradera de las paredes vaginales, haciendo muy dolorosa o imposible la penetración. El miedo a las relaciones o una educación con prejuicios hacia la sexualidadfavorecen que aparezca.

Dentro de este segundo bloque, Muñoz comenta que “si la mujer en una etapa temprana de su sexualidad tiene algún temor o resistencia a la penetración por algún motivo (miedo al embarazo, al dolor, al placer, etc.), puede responder con esta contracción y a partir de ahí, siempre producirse esa respuesta ante el intento de la penetración (respuesta condicionada)”.

Impacto del vaginismo en su vida sexual

El vaginismo es un problema importante, porque afecta a la dinámica sexual de la pareja, quedando oculto en la zona privada de la relación. “Es necesario contar que esto existe y que hay formas para solucionarlo. Por ignorancia o vergüenza las dificultades van creciendo en el seno de la pareja, que incluso puede acabar rompiéndose por falta de entendimiento”, describe Herrero.

Además, las mujeres no saben a quién acudir en busca de ayuda, ni tampoco lo comentan con amigas o familiares. Es algo que se sufre en silencio.

También en la consulta ginecológica les cuesta mucho hablar de ello, piensan que a nadie más le pasa. No es algo que se comente con naturalidad en los medios de comunicación. “Es frecuente que sea en el momento de la exploración cuando se manifieste; antes la mujer no se ha atrevido a comentarlo o le cuesta mucho reconocer que tiene un problema”, explica Herrero.

El dolor o la imposibilidad de poder practicar el coito suele producirle a la mujer sufrimiento, se sienten limitadas respecto a su sexualidad y ello suele causarles problemas en sus relaciones de pareja.

Por otro lado, las mujeres que padecen de vaginismo, suelen enriquecer mucho su sexualidad a través de caricias en la zona externa de su vagina y dedican tiempo a la exploración de sus cuerpos para lograr el placer. “Alcanzan el orgasmo y pueden tener una sexualidad satisfactoria, pero al sentir que no pueden culminar sus relaciones sexuales con la penetración, se suelen sentir angustiadas e incompletas en su vida sexual, sobre todo en el momento el que se plantean su maternidad”, reflexiona la sexóloga de Espill.

“Una vez reconocido y tratado el vaginismo, la satisfacción profesional para nosotros es enorme”, afirma con orgullo la ginecóloga. Al respecto, Muñoz dice que “aunque a la paciente suele resultarle difícil y puede pasar bastante tiempo hasta tomar la decisión de acudir a un profesional (psicólogo/sexólogo), los resultados de la terapia, en la gran mayoría de los casos, son muy exitosos”.

Repercusión en cada etapa de la vida

Para Muñoz, es evidente que en el inicio de la sexualidad de la mujer el impacto es mucho menor. Al comienzo de las relaciones sexuales, la pareja dedica mucha atención a los besos, las caricias y el conocimiento de sus cuerpos y puede que la penetración no se intente hasta que no pase un cierto tiempo. En los primeros intentos de la penetración, puede ser considerado hasta ‘normal’ que se produzca dolor, molestias o que resulte imposible.

Conforme las relaciones sexuales se van consolidando, si el dolor persiste, la mujer ya empieza a adquirir conciencia del problema y a preocuparse por lo que le ocurre. Ahí empiezan a sufrir por lo que les sucede”, prosigue la sexóloga.

El momento en el que mayor impacto tiene el vaginismo para la mujer es cuando puede ser la causa de que su relación de pareja se rompa, o porque se está planteando la maternidad.

Según recuerda la ginecóloga de HM Hospitales, todas las mujeres tienen derecho a sentirse libres de ejercer una sexualidad plena, independiente de la edad. Hay circunstancias como la menopausia donde pueden aparecer cambios en la mucosa vaginal que favorezcan un vaginismo secundario. “Debemos estar atentos como profesionales para brindar el tratamiento adecuado y personalizado a cada caso”, subraya.

¿Cómo afrontar el vaginismo en solitario?

El vaginismo requiere un enfoque terapéutico multidisciplinar. “Los ginecólogos haremos una exploración física. Si se descartan causas físicas, remitiremos a la mujer a un sexólogo experto en el tema. Son psicólogos de formación con experiencia en tratamiento de disfunciones sexuales. Dentro de la terapia, se ajustarán los ejercicios a la situación de cada paciente: si no tiene pareja, si tiene relaciones con otras mujeres o si tiene una pareja heterosexual”, contextualiza Herrero.

La sexóloga del Instituto Espill explica que, en primer lugar, para tratar este problema es necesario que la mujer realice unos ejercicios ella sola. “Tiene que aprender y practicar unos ejercicios de relajación y, a continuación, ir de forma progresiva introduciendo distintos grosores de dildos (comúnmente conocidos como consoladores). Estos ejercicios se van realizando diariamente hasta que llega el día en que la mujer puede introducir el tamaño ‘real’ de dildo y ya no le produce dolor”.

Método para superarlo en pareja

En el caso de tener pareja, destaca Herrero, “es imprescindible la implicación de ambos en el tratamiento y seguimiento. Si la causa no es física, será el sexólogo el que vaya marcando las pautas. Es frecuente que tras resolver el problema, sean parejas con una complicidad mayor ycon relaciones que salen fortalecidas”.

Tal y como cuenta Muñoz, “para poder pasar a los ejercicios con la pareja, es imprescindible que la mujer haya practicado primero los ejercicios en solitario. Con la compañía de la pareja, es buen momento para realizar estos ejercicios cuando se está teniendo un encuentro sexual y hay excitación. Aquí es la pareja la que va introduciendo los dildos, empezando por el de menor grosor. De forma progresiva, la mujer va alcanzando la posibilidad de que la pareja le introduzca los distintos tamaños de dildos hasta alcanzar el tamaño aproximado del pene, momento en el que ya se puede dar paso a la penetración”.

 Separe su cita con nuestros especialistas acá  

 

Fuente: https://cuidateplus.marca.com/sexualidad/femenina/2018/07/26/-impacto-vaginismo-vida-sexual-mujer-166431.html

La dispareunia se define como coito doloroso, aunque en realidad las molestias pueden aparecer indistintamente antes, durante o después de las relaciones íntimas.

Conviene saber que el dolor puntual no reviste mayor importancia, pues la mayor parte de las mujeres lo han sufrido en algún momento de sus vidas. De lo que vamos a hablar es del trastorno crónico que requiere un diagnóstico y tratamiento especializados.

En la mayoría de ocasiones, la dispareunia se podrá revertir, actuando sobre la causa que lo origina aplicando una serie de medidas para aliviar las molestias que impiden que las relaciones sexuales sean una experiencia 100% placentera.

Causas que originan dolor durante las relaciones 

1. Escasa lubricación

Una lubricación insuficiente, bien sea derivada de la ausencia de juegos eróticos previos, de la disminución de estrógenos después de la menopausia –vaginitis o colpitis senil-, el parto o la lactancia o del consumo de ciertos medicamentos -por ejemplo, aquellos indicados para reducir la presión arterial, los antidepresivos, sedantes, antihistamínicos o algunos tipos de píldoras anticonceptivas-, puede favorecer el desarrollo de molestias de diferente intensidad.

2. Irritaciones provocadas por métodos anticonceptivos de barrera

Dichos anticonceptivos de barrera son, por ejemplo, los preservativos, el diafragma, los dispositivos intrauterinos –DIU– o los espermicidas.

3. Vaginismo

El vaginismo se caracteriza por la contracción involuntaria de los músculos que rodean la vagina. A su vez, el origen de esta disfunción sexual puede ser psicológico o deberse a la falta información o comunicación con la pareja. Puede traducirse en temor o experiencias traumáticas, por este motivo debe diagnosticarse y tratarse lo antes posible.

4. Después del parto…

Además de la disminución de la lubricación después del parto o durante la lactancia, las mujeres también pueden experimentar dolores si han dado a luz mediante partos instrumentales -es decir, a través de dispositivos de extracción como la ventosa o el fórceps-, si se les ha practicado episiotomía o ha habido desgarros vaginales.

Las episotomías son incisiones en el periné realizadas durante el parto para evitar el desgarro de los tejidos de la zona.

5. Endometriosis y enfermedad inflamatoria pélvica

Estos dos cuadros pueden conducir a la inflamación crónica de la vagina, del útero, de las trompas o de los ovarios. Esta inflamación origina los dolores coitales o poscoitales.

Sendos cuadros deberán ser tratados con la terapia médica adecuada y, en algunos casos, con cirugía.

6. Prolapso uterino

El descenso del útero, de la vagina o del recto puede tener diferentes orígenes y puede conducir a dispareunia, incontinencia de orina, aparición de bultos en los genitales externos, dolores pélvicos o molestias al caminar.

El tratamiento puede ser médico, con ejercicios de fortalecimiento del suelo pélvico o la colocación de pesarios intravaginales, y, en los casos en los que estas terapias no den resultado, se recurrirá a la cirugía.

7. Retroversión uterina

Cuando el útero se encuentra en retroversión, es decir, orientado hacia la columna vertebral en lugar de hacia el abdomen, puede ocasionar molestias durante las relaciones íntimas en las que la penetración es más profunda. No obstante, existen posturas que permitirán disfrutar de relaciones plenamente satisfactorias.

8. Tumores genitales benignos

Los dolores provocados por la presencia de miomas uterinos o quistes ováricos dependen del tamaño de los mismos, pues si no son muy grandes no tienen por qué producir dispareunia.

9. Infecciones urinarias o vaginales

Tanto las infecciones urinarias como las vaginales provocan dolores durante las relaciones sexuales, así que se recomienda tratar la afección y esperar a que haya desaparecido por completo antes de retomar la actividad sexual.

10. Síndrome del intestino irritable

El Grupo Español de Motilidad Digestiva le a dado a conocer un estudio que revela que el 36% de afectados por el síndrome del intestino irritable sufre de dolores abdominales recurrentes e intensos, afectando, entre otros ámbitos, a sus relaciones físicas y sexuales.

11. Histerectomías

La extracción del útero o histerectomía, si es completa, puede conllevar una serie de consecuencias que afectarán a las relaciones sexuales, ya que pueden originar molestias y dolores, intensificados si la cicatriz realizada durante la intervención quirúrgica se retrae. Por eso, si la patología que ha obligado a quitar el útero es de naturaleza benigna, se aconseja extirpar solo el cuerpo uterino y conservar el cuello, lo que se llama histerectomía subtotal.

Dispareunia disparaunia 1 300x117

 

Tratamiento para combatir la dispareunia

Debido al carácter tan variopinto de los trastornos o patologías que pueden derivar en dispareunia, el asesoramiento médico especialista resultará fundamental, tanto para localizar el origen del problema como para aplicar el tratamiento más conveniente en cada caso.

No obstante, las siguientes recomendaciones os ayudarán a fomentar una vida sexual más satisfactoria y saludable:

 

  1. Dejar de lado temores o traumas y afrontar el problema con una actitud abierta y de comunicación activa con la pareja.
  2. Dar mayor importancia a los preliminares, los llamados juegos sexuales previos.
  3. Probar diferentes posturas.
  4. Emplear lubricantes.
  5. Realizar ejercicios específicos para aprender a controlar el movimiento de los músculos vaginales.
  6. Como ya hemos dicho, acudir al ginecólogo o sexologo clínico  para solicitar asesoramiento y consejo profesional.

Fuente: http://www.unidaddelamujer.es/dispareunia-o-dolor-durante-las-relaciones-sexuales-causas-y-recomendaciones/

 

El cáncer de mama es el segundo cáncer más frecuente a nivel mundial y el más frecuente en las mujeres, independiente de la localización geográfica y representa el 16% de todos los canceres femeninos. Cada año en las Américas, más de 462,000 mujeres son diagnosticadas con cáncer de mama, y casi 100,000 mueren a causa de esta enfermedad. En Colombia la incidencia del cáncer de mama presentó un incremento en el número de casos diagnosticados, pasando de 46,61 en 2010 a 48,05 por 100.000 habitantes en 2014.

La prevalencia de la enfermedad se ha venido presentando incremento relacionada con la mayor esperanza de vida y aumento en factores de riesgo.

Factores de riesgo

Existen unos factores de riesgo ya establecidos para la enfermedad, aunque en muchas de las mujeres no es posible encontrar ninguno de dichos factores. Dentro de ellos se encuentran: antecedentes familiares de cáncer de mama, mutaciones en los genes BRCA1, BRCA2 y p53; exposición prolongada a estrógenos como una menarquia precoz, una menopausia tardía y un primer parto a edad avanzada; consumo de alcohol, sobrepeso, obesidad, y falta de actividad física. La lactancia materna tiene un efecto protector

Prevención:

Existen varias formas de prevención de la enfermedad. La primera es el control de los factores de riesgo modificables, dentro de la cual se encentran la alimentación saludable, la actividad física, la disminución del consumo de alcohol, control del sobrepeso y la obesidad. La segunda es la detección precoz, que facilita en diagnóstico temprano y con ello mejoría en el pronóstico y la supervivencia.

Mamografía: Debe realizarse en todas las mujeres entre los 50 y 69 años, y con una periodicidad de cada 2 años. Antes de los 50 años solo está indicada en casos especiales en los que los beneficios superen los riesgos.

Para las mujeres que son sintomáticas, independiente de la edad, se utilizan estrategias de diagnóstico como la mamografía o la ecografía

Autoexamen de mama: No está recomendado como una estrategia de tamizaje del cáncer de mama, pero está recomendado en todas las pacientes como método de concientización y autoconocimiento.

Examen clínico: Esta recomendada la realización del examen físico de las mamas por parte del médico general a todas las mujeres a partir de los 40 años, para la detección de lesiones sospechosas.

Diagnóstico:  Dentro de las estrategias para el diagnóstico se incluyen los estudios de imagen mamaria como la mamografía, la ecografía u otras y la realización de análisis específicos mediante toma de biopsias. Se incluyen además otra serie de exámenes principalmente de imagen para valorar la extensión de las lesiones.

Tratamiento: El tratamiento depende del estadio del cáncer al momento del diagnóstico. Dentro de las estrategias terapéuticas se encuentran la cirugía completa o parcial, quimioterapia, radioterapia y otros tratamientos médicos que incluyen medicamentos especiales.

Cancer de mama cancer 3 300x195Cancer de mama cancer 4 300x195

  1. World Health Organization, International Agency for Research on Cancer. Global Cancer Observatory. Cancer Today. Cancer Fact Sheet: Breast Cancer
  2. GLOBOCAN 2018 (IARC), available from http://gco.iarc.fr/; The World Bank Group Indicators; available from https://data.worldbank.org/indicator/NY.GDP.PCAP.CD
  3. Ministerio de Salud y Protección Social, Colciencias, Instituto Nacional de Cancerología ESE-Fedesalud. Guía de Práctica Clínica para para la detección temprana, tratamiento integral, seguimiento y rehabilitación del cáncer de mama – Actualización, 2016
  4. Instituto Nacional de Cancerología, Manual para la Detección temprana del Cáncer de Mama, 2015

 

Frustración, culpabilidad, depresiónansiedad, baja autoestima e incluso evitar tener contactos sexuales y muestras de cariño con la pareja son algunos de los síntomas que padecen las mujeres que sufren vaginismo. Según estudios recientes publicados por la Sociedad Española de Medicina General, un 12 por ciento de las mujeres españolas se ven afectadas por este trastorno, ya sea en la adolescencia o en la edad adulta, y debido, entre otros factores, a una educación sexual restrictiva o a la influencia social, puesto que la sexualidad sigue siendo actualmente un tema tabú.

El vaginismo es una disfunción sexual femenina caracterizada por la contracción involuntaria de los músculos del suelo pélvico que rodean la vagina, provocando el cierre parcial o total de la misma, lo que origina dolor e imposibilidad a la hora de intentar una penetración. “En caso de que la penetración fuera posible, pero dolorosa, se hablaría de dispareunia”, explica Rebeca Lajos Rañó, psicóloga-sexóloga en Aidé (Sevilla). Esta alteración, también se produce ante el intento de una exploración ginecológica o la inserción de un tampón.

En cuanto a la edad a la que suele aparecer este problema, la experta apunta a la adolescencia, momento en el que por  primera vez la mujer acude a una revisión ginecológica, intenta mantener relaciones de penetración o introducir un tampón. “Estos acciones suelen generar mucha tensión, de manera que la mujer tiende a evitar estas situaciones”, indica Lajos. Sin embargo, si se habla de vaginismo secundario, entendido como el proceso por el cual la mujer después de haber tenido relaciones de penetración durante un tiempo, posteriormente no puede, la edad es más variable.

Vaginismo 12345

Tratamientos del vaginismo

Las causas de este trastorno pueden ser variadas, sin embargo, la experta indica cuáles son algunas de ellas:

  • Las causas físicas, las cuales presentan un 10 por ciento de incidencia, aproximadamente, son:

-Himen rígido.

-Endometriosis.

-Tumores pélvicos.

-Estenosis de la vagina.

Hemorroides.

-Inflamación de la pelvis.

-Carúnculas uretrales.

  • Las causas psicológicas suelen ser las más frecuentes y entre ellas se encuentran:

-La ansiedad anticipatoria ante la penetración.

-Una educación sexual escasa, restrictiva o carente de rigor, basada en mitos, estereotipos, desinformación sexual, etc.

-El miedo al coito y/o el embarazo.

-Haber tenido experiencias sexuales y/o ginecológicas previas negativas.

-Haber sufrido violación, abusos o agresiones.

-Los estados depresivos y/o ansiosos.

-Una autoimagen corporal negativa.

-La hostilidad hacia la pareja.

A pesar de que el tratamiento necesario para acabar con el problema dependerá tanto de su origen, como de las características de cada mujer, se debe actuar a varios niveles, tanto psicológicos, físicos o eróticos, como de pareja. “Se suele trabajar en primer lugar, desdramatizando y desculpabilizando a la paciente y a su compañero sentimental”, explica la sexóloga. A continuación, se llevan a cabo técnicas de relajación, ejercicios de Kegel, trabajo de pensamientos asociados al dolor y la penetración, educación sexual sobre el cuerpo, la desgenitalización de las relaciones y el uso de dilatadores progresivos para la desensibilización a la penetración.

¿Cómo se puede superar este problema en pareja?

Esta alteración tiene una clara repercusión negativa en la dinámica de la relación, al imposibilitar la ejecución de determinadas prácticas sexuales que se consideran habituales o por la inviabilidad de ser padres de forma natural. A estas dos consecuencias, se suma el desgaste que la situación puede suponer para ambos miembros, tanto de forma individual como en conjunto.

La forma de reaccionar de la pareja es fundamental. Si presiona, exige o fuerza, las posibilidades de agravamiento del problema se multiplican”, señala Lajos, quien además añade que “una mala actitud frente a la mujer puede provocar que se pase de un vaginismo a una aversión al sexo”. Para superar este problema es necesario que haya comprensión y paciencia por parte de la pareja. También es indispensable no eludir el trastorno.

Pero, para acabar con este obstáculo es fundamental la participación de ambos, sobre todo, en el momento en el que se acude a un profesional, del cual hay que seguir todas sus recomendaciones. “Con la terapia en pareja suelen obtenerse muy buenas resultados en los tratamientos sexológicos de esta disfunción.” Además, para que el tratamiento no se haga más lento de lo deseable es imprescindible el apoyo y la comprensión mutua, con el fin de aminorar los niveles de ansiedad. La sexóloga recomienda que ante un tratamiento de esta índole lo más apropiado es “esforzarse, pero nunca forzarse”.

fuente: https://cuidateplus.marca.com/sexualidad/femenina/2016/08/10/como-afrontar-vaginismo-causas-soluciones-114037.html

SÍNDROME DEL OVARIO POLIQUÍSTICO

La Enciclopedia Médica de Estados Unidos define el síndrome de ovario poliquístico (SOP) como un desequilibrio de las hormonas sexuales en la mujer.
Esos cambios en los niveles hormonales le dificultan a los ovarios la liberación de óvulos completamente desarrollados o maduros.
Las hormonas afectadas son:
Los estrógenos y la progesterona que son las hormonas femeninas que le ayudan a los ovarios de una mujer a liberar óvulos.
Los andrógenos, una hormona masculina que se encuentra en pequeñas cantidades en las mujeres.
Normalmente, se liberan uno o más óvulos durante el ciclo menstrual de una mujer, lo cual se conoce como ovulación.

Síndrome de Ovario Poliquístico Sop 1 300x200

SOP

En la mayoría de los casos, la liberación de los óvulos ocurre aproximadamente dos semanas después de la iniciación del ciclo menstrual. En el síndrome del ovario poliquístico, los óvulos maduros no se liberan. En lugar de esto, permanecen en los ovarios, recubiertos por una pequeña cantidad de líquido, según explica la Universidad Americana de Obstetricia y Ginecología.

Causas
Según investigaciones de la clínica Mayo de Minnesota en Estados Unidos, las causas del ovario poliquístico no están del todo descifradas.
Sin embargo, se sabe que el rango de mujeres afectadas a nivel mundial está entre el 4% y el 8% según la Organización Mundial de la Salud (OMS)
Una de las causas está relacionada a un componente genético.
Si la madre de una mujer tiene esta condición, el riesgo de padecerlo será mayor para su hija.
El exceso de insulina en el cuerpo también incrementa el riesgo de desarrollar SOP.
Demasiada insulina en el organismo genera el incremento de la producción de testosterona que causa algunos de los síntomas del ovario poliquístico, Según la facultad de Medicina de la Pontificia Universidad Católica de Chile.

Síntomas
Según el Congreso Americano de Obstetras y Ginecólogos, no todas las mujeres que padecen el síndrome del ovario poliquístico presentan los mismos síntomas.
Estos incluso pueden cambiar con el tiempo.
Algunos de los más comunes, según la organización estadounidense son:

Vello corporal extra que crece en el pecho, el abdomen y la cara.
Acné
Aumento de peso
Periodos menstruales irregulares, que pueden ser intermitentes y pueden ser desde muy ligeros hasta muy abundantes.
Múltiples quistes pequeños en los ovarios
Cáncer endometrial
Infertilidad.

Complicaciones
Según la OMS, el síndrome de ovario poliquístico puede desencadenar una serie de complicaciones. La infertilidad suele ser la más común pero no la única.
Es posible que al padecer el síndrome de ovario poliquístico se aumenten los niveles de colesterol y se eleve la presión sanguínea.
La diabetes también está asociada al SOP.
De hecho, casi la mitad de mujeres con esta anomalía hormonal, desarrollan prediabetes o diabetes antes de los 40 años.
También existe el riesgo de desarrollar sobrepeso.
La ansiedad y la depresión también hacen parte de la lista de complicaciones que se pueden experimentar cuando se tiene ovario poliquístico.

Posibles Tratamientos
Según la Asociación Americana de Obstetras y Ginecólogos, no existe cura para el síndrome del ovario poliquístico. Sin embargo sus síntomas pueden ser tratados. Y los tratamientos varían dependiendo de si la mujer desea quedar embarazada o no.
Las pastillas anticonceptivas pueden ayudar a corregir los desequilibrios hormonales.
Estas píldoras regulan el ciclo menstrual y reducen el acné y el crecimiento de vello al disminuir los niveles de andrógenos (hormonas sexuales masculinas).
Así mismo, el consumo de anticonceptivos orales promueven el desprendimiento del revestimiento del útero periódicamente, por lo que disminuye el riesgo de cáncer endometrial, como afirma Irina Burd, doctora de la Asociación de Profesores de Ginecología y Obstetricia de la Universidad de Medicina John Hopkins en Baltimore.
El aumento de peso y la obesidad es común en las personas con síndrome del ovario poliquístico.
Bajar de peso, incluso en poca cantidad, puede ayudar a tratar los cambios hormonales y los problemas de salud como la diabetes, la hipertensión arterial o el colesterol alto.
Aquellas mujeres que estén tratando de quedar embarazadas pueden considerar la opción de someterse a una cirugía, como recomiendan los obstetras de la Clínica Mayo de Minnesota.
Se puede hacer una laparoscopia pélvica para alterar un ovario insertando una pequeña aguja que emite una descarga eléctrica.
La descarga destruye una porción del tejido en el que se produce la testosterona y al reducir los niveles de esta hormona aumenta la probabilidad de regular la ovulación.

Como bien resalta el Colegio Americano de Obstetras y Ginecólogos, es posible tratar el síndrome de ovario poliquístico y aliviar los síntomas con el tratamiento adecuado.

 

Fuente: http://www.bbc.com/mundo/noticias-37612473

Salud Ginecológica
Ginecología Ovarios Tratamientos Infecciones

La salud íntima de la mujer guarda estrecha relación con la salud general. La medicina natural que atiende tanto a lo físico como a lo emocional, ayuda a prevenir y tratar las infecciones ginecológicas más comunes.

Aunque para algunas mujeres resulta difícil acudir, pues se aborda y analiza un área íntima. De hecho, la mujer abre su intimidad tanto a nivel físico con el tacto vaginal y la exploración como a nivel anímico, ya que se puede preguntar cuestiones íntimas sobre sus relaciones sexuales y no todas las mujeres son dadas a darlas.

Muchas veces la mujer se limita a aceptar un diagnostico y seguir unas indicaciones sin entender muy bien por qué ni qué le está pasando, pero es la parte más implicada. Además le ofrece una buena oportunidad de colaborar en el tratamiento y prevenir cualquier afección.

La salud íntima de la mujer SaludFemenina 1 300x199

Salud Íntima

Se puede acudir al ginecólogo simplemente para prevenir o buscando remedio a alguna dolencia. Existen varios protocolos de prevención como las mamografías, las citologías vaginales o las visitas a unidades de menopausia. Pero es necesario saber que no todas las pruebas que se realizan son necesarias ni están exentas de efectos secundarios.

Independientemente de la prevención hay situaciones en las cuales hay que acudir al ginecólogo para obtener un diagnostico.

En caso de amenorrea. Es la interrupción de la menstruación, así se descarta un embarazo o síndrome de ovario poliquístico.
Si se detecta un bulto o anomalía en el pecho, para comprobar si se trata de un quiste u otra infección.
Si se sufre hemorragias muy profundas entre o durante las reglas, o bastante tiempo después de pasada la menopausia.
En caso de menstruaciones muy dolorosas, para descartar miomas, endometriosis o quistes ováricos.
No significa que todas estas circunstancias sean graves. Ya que en todas ellas se puede recurrir a un tratamiento pero lo importante es hacerse revisiones periódicas y no tener que acudir al ginecólogo cuando tengamos o sintamos una anomalía.

Fuente: http://centromujer.republica.com

SALUD GINECOLÓGICA DE LA MUJER

Campus SEFAC (Sociedad Española de Farmacia Familiar y Comunitaria)
El término salud de la mujer se refiere a un extenso conjunto de cuidados, tratamientos y diagnósticos de enfermedades que afectan su bienestar durante todo su ciclo vital.
Morfológica y fisiológicamente las mujeres son diferentes a los hombres, y aunque tienen muchos problemas de salud en común, estos afectan a las mujeres de una manera distinta. Algunas enfermedades son más comunes en las mujeres, como la osteoartritis, la obesidad y la depresión. Además el organismo de la mujer presenta una serie de problemas propios, y también unos procesos fisiológicos por los que tiene que pasar como son la menstruación, el embarazo o la menopausia. Cada etapa en la vida de una mujer está marcada por sus propias características, con sus problemas, situaciones fisiológicas o alteraciones específicas.

Fuente: https://www.campussefac.org