Las personas cada día están tomando mejores decisiones frente a su sexualidad.  

 

El vaginismo es la imposibilidad de tener relaciones sexuales con penetración vaginal. “Lo llamamos primario, si se produce desde el inicio de las relaciones, y secundario, en aquellas mujeres que habiendo tenido relaciones con penetración, el dolor les impide tenerlas en el momento del diagnóstico”, explica a CuídatePlus Mercedes Herrero, ginecóloga de GINE4 y HM Hospitales.

Técnicamente, “el vaginismo es una contracción involuntaria del músculo de la vagina(denominado músculo pubococcígeo) que produce dolor en la penetración, o incluso la imposibilita”, describe Carolina Muñoz, especialista en Terapia de Pareja del Instituto Sexología, Medicina y Psicología Espill, en Valencia.

¿Cuáles son sus causas?

Herrero divide las causas del vaginismo en dos grupos:

  • Puede haber causas orgánicas. En ellas hay una alteración de las paredes vaginales: rigidez, tabiques o estrechez que impiden la penetración. En ocasiones son provocadas por malformaciones genéticas, otras secundarias a tratamientos, o a atrofia severa de la mucosa durante la menopausia.
  • En la mayoría de los casos son causas psicológicas, que fomentan una contracción involuntaria y duradera de las paredes vaginales, haciendo muy dolorosa o imposible la penetración. El miedo a las relaciones o una educación con prejuicios hacia la sexualidadfavorecen que aparezca.

Dentro de este segundo bloque, Muñoz comenta que “si la mujer en una etapa temprana de su sexualidad tiene algún temor o resistencia a la penetración por algún motivo (miedo al embarazo, al dolor, al placer, etc.), puede responder con esta contracción y a partir de ahí, siempre producirse esa respuesta ante el intento de la penetración (respuesta condicionada)”.

Impacto del vaginismo en su vida sexual

El vaginismo es un problema importante, porque afecta a la dinámica sexual de la pareja, quedando oculto en la zona privada de la relación. “Es necesario contar que esto existe y que hay formas para solucionarlo. Por ignorancia o vergüenza las dificultades van creciendo en el seno de la pareja, que incluso puede acabar rompiéndose por falta de entendimiento”, describe Herrero.

Además, las mujeres no saben a quién acudir en busca de ayuda, ni tampoco lo comentan con amigas o familiares. Es algo que se sufre en silencio.

También en la consulta ginecológica les cuesta mucho hablar de ello, piensan que a nadie más le pasa. No es algo que se comente con naturalidad en los medios de comunicación. “Es frecuente que sea en el momento de la exploración cuando se manifieste; antes la mujer no se ha atrevido a comentarlo o le cuesta mucho reconocer que tiene un problema”, explica Herrero.

El dolor o la imposibilidad de poder practicar el coito suele producirle a la mujer sufrimiento, se sienten limitadas respecto a su sexualidad y ello suele causarles problemas en sus relaciones de pareja.

Por otro lado, las mujeres que padecen de vaginismo, suelen enriquecer mucho su sexualidad a través de caricias en la zona externa de su vagina y dedican tiempo a la exploración de sus cuerpos para lograr el placer. “Alcanzan el orgasmo y pueden tener una sexualidad satisfactoria, pero al sentir que no pueden culminar sus relaciones sexuales con la penetración, se suelen sentir angustiadas e incompletas en su vida sexual, sobre todo en el momento el que se plantean su maternidad”, reflexiona la sexóloga de Espill.

“Una vez reconocido y tratado el vaginismo, la satisfacción profesional para nosotros es enorme”, afirma con orgullo la ginecóloga. Al respecto, Muñoz dice que “aunque a la paciente suele resultarle difícil y puede pasar bastante tiempo hasta tomar la decisión de acudir a un profesional (psicólogo/sexólogo), los resultados de la terapia, en la gran mayoría de los casos, son muy exitosos”.

Repercusión en cada etapa de la vida

Para Muñoz, es evidente que en el inicio de la sexualidad de la mujer el impacto es mucho menor. Al comienzo de las relaciones sexuales, la pareja dedica mucha atención a los besos, las caricias y el conocimiento de sus cuerpos y puede que la penetración no se intente hasta que no pase un cierto tiempo. En los primeros intentos de la penetración, puede ser considerado hasta ‘normal’ que se produzca dolor, molestias o que resulte imposible.

Conforme las relaciones sexuales se van consolidando, si el dolor persiste, la mujer ya empieza a adquirir conciencia del problema y a preocuparse por lo que le ocurre. Ahí empiezan a sufrir por lo que les sucede”, prosigue la sexóloga.

El momento en el que mayor impacto tiene el vaginismo para la mujer es cuando puede ser la causa de que su relación de pareja se rompa, o porque se está planteando la maternidad.

Según recuerda la ginecóloga de HM Hospitales, todas las mujeres tienen derecho a sentirse libres de ejercer una sexualidad plena, independiente de la edad. Hay circunstancias como la menopausia donde pueden aparecer cambios en la mucosa vaginal que favorezcan un vaginismo secundario. “Debemos estar atentos como profesionales para brindar el tratamiento adecuado y personalizado a cada caso”, subraya.

¿Cómo afrontar el vaginismo en solitario?

El vaginismo requiere un enfoque terapéutico multidisciplinar. “Los ginecólogos haremos una exploración física. Si se descartan causas físicas, remitiremos a la mujer a un sexólogo experto en el tema. Son psicólogos de formación con experiencia en tratamiento de disfunciones sexuales. Dentro de la terapia, se ajustarán los ejercicios a la situación de cada paciente: si no tiene pareja, si tiene relaciones con otras mujeres o si tiene una pareja heterosexual”, contextualiza Herrero.

La sexóloga del Instituto Espill explica que, en primer lugar, para tratar este problema es necesario que la mujer realice unos ejercicios ella sola. “Tiene que aprender y practicar unos ejercicios de relajación y, a continuación, ir de forma progresiva introduciendo distintos grosores de dildos (comúnmente conocidos como consoladores). Estos ejercicios se van realizando diariamente hasta que llega el día en que la mujer puede introducir el tamaño ‘real’ de dildo y ya no le produce dolor”.

Método para superarlo en pareja

En el caso de tener pareja, destaca Herrero, “es imprescindible la implicación de ambos en el tratamiento y seguimiento. Si la causa no es física, será el sexólogo el que vaya marcando las pautas. Es frecuente que tras resolver el problema, sean parejas con una complicidad mayor ycon relaciones que salen fortalecidas”.

Tal y como cuenta Muñoz, “para poder pasar a los ejercicios con la pareja, es imprescindible que la mujer haya practicado primero los ejercicios en solitario. Con la compañía de la pareja, es buen momento para realizar estos ejercicios cuando se está teniendo un encuentro sexual y hay excitación. Aquí es la pareja la que va introduciendo los dildos, empezando por el de menor grosor. De forma progresiva, la mujer va alcanzando la posibilidad de que la pareja le introduzca los distintos tamaños de dildos hasta alcanzar el tamaño aproximado del pene, momento en el que ya se puede dar paso a la penetración”.

 Separe su cita con nuestros especialistas acá  

 

Fuente: https://cuidateplus.marca.com/sexualidad/femenina/2018/07/26/-impacto-vaginismo-vida-sexual-mujer-166431.html

¿Qué es la disfunción eréctil?

La disfunción eréctil (DE) es un problema médico que impide poder tener o mantener una erección suficientemente firme para tener relaciones sexuales satisfactorias. La DE puede ser un problema a corto o largo plazo. Usted tiene DE si

  • logra tener una erección en ocasiones, pero no todas las veces que quiere tener relaciones sexuales
  • logra tener una erección que no dura lo suficiente para que la relación sexual sea satisfactoria
  • no logra tener erecciones en ningún momento

Los profesionales de la salud, como los proveedores de atención médica y los urólogos, pueden tratar la DE. Aunque la DE es muy común, no es una parte normal del envejecimiento. Hable con un profesional de la salud si tiene algún síntoma de DE. La DE puede ser un signo de un problema médico más serio.

Le puede parecer vergonzoso y difícil hablar con un profesional de la salud sobre la DE. Sin embargo, recuerde que una vida sexual saludable puede mejorar su calidad de vida y es una parte importante de su bienestar general. Los profesionales de la salud, especialmente los urólogos, están entrenados para hablar con las personas sobre muchos tipos de problemas sexuales.

¿Hay otros nombres para la disfunción eréctil?

La DE se conoce a menudo como impotencia, pero los profesionales de la salud usan este término menos frecuentemente ya que puede ser confundido con otros significados no científicos de la palabra.

¿Quién tiene más probabilidad de desarrollar disfunción eréctil?

Usted tiene más probabilidad de tener DE si

  • es edad avanzada
  • tiene ciertas enfermedades o condiciones médicas
  • toma ciertas medicinas
  • tiene ciertos problemas psicológicos o emocionales
  • tiene ciertos factores o comportamientos relacionados con la salud, tales como sobrepeso o el consumo de tabaco

¿Cuáles son las complicaciones de la disfunción eréctil?

Las complicaciones de la DE pueden incluir

  • una vida sexual insatisfactoria
  • pérdida de intimidad entre usted y su pareja que puede causar tensiones en la relación
  • depresión , ansiedad  y baja autoestima
  • no poder embarazar a su pareja

La depresión, la ansiedad y la baja autoestima pueden también contribuir a la DE, creando así un ciclo de problemas de salud.Disfunción Eréctil erectil6 300x295

¿Cuáles son los síntomas de la disfunción eréctil?

Los síntomas de la DE incluyen

  • poder tener una erección en ocasiones, pero no cada vez que desea tener relaciones sexuales
  • poder tener una erección, pero no por el tiempo necesario para poder tener relaciones sexuales
  • no poder tener una erección en ningún momento

La DE a menudo es un síntoma de otro problema de salud o de un factor relacionado con la salud.

¿Qué causa la disfunción eréctil?

Muchos factores que afectan su sistema vascular, sistema nervioso y sistema endocrino pueden contribuir o causar la DE.

Aunque usted tiene más probabilidad de tener DE a medida que envejece, la vejez no causa DE. La DE puede tratarse a cualquier edad.

Ciertos problemas médicos y condiciones

Los siguientes problemas médicos y condiciones pueden causar DE

  • diabetes tipo 2
  • enfermedad del corazón y los vasos sanguíneos  (en inglés)
  • ateroesclerosis
  • presión arterial alta
  • enfermedad de los riñones
  • esclerosis múltiple 
  • enfermedad de Peyronie 
  • lesión causada por tratamientos para el cáncer de próstata , incluyendo la radioterapia y la cirugía de la próstata
  • lesión del pene, la médula espinal, la próstata, la vejiga o la pelvis
  • cirugía para el cáncer de vejiga 

Los hombres con diabetes son entre dos y tres veces más propensos a desarrollar DE que los que no la tienen. Lea más acerca de la diabetes y los problemas sexuales y urológicos.

Ciertos problemas psicológicos o emocionales

Factores emocionales o psicológicos pueden empeorar la DE. Usted podría desarrollar DE si tiene uno o mas de lo siguiente

  • miedo al fracaso sexual
  • ansiedad 
  • depresión 
  • sentimientos de culpa relacionados con su desempeño sexual o ciertas actividades sexuales
  • baja autoestima
  • estrés sobre su desempeño sexual o estrés en su vida en general

Ciertos factores y comportamientos relacionados con la salud

Los siguientes factores y comportamientos relacionados con la salud pueden contribuir a la DE

  • fumar
  • consumo excesivo de alcohol
  • uso de drogas ilegales
  • sobrepeso
  • falta de actividad física

 Separe su cita con nuestros especialistas acá  

 

Fuente: https://www.niddk.nih.gov/health-information/informacion-de-la-salud/enfermedades-urologicas/disfuncion-erectil/sintomas-causas

Diferencias entre la respuesta sexual femenina y masculina

Las respuestas sexuales de la mujer son algo menos vulnerables frente a factores negativos como la ansiedad, las drogas y la enfermedad. Las disfunciones orgásmicas en una mujer que, goza de salud y que se excita sexualmente, suelen considerarse de origen psicógeno.

Es difícil valorar los efectos físicos sobre el orgasmo femenino. Arnold Kegel opina que la falta de uso, la debilidad, el escaso tono o la fibrosis de los músculos de la vagina contribuyen a generar una incapacidad para el orgasmo. Por tanto, es cada vez mayor el número de ginecólogos y de sexólogos que tratan los problemas relacionados con el orgasmo recomendando a la mujer que ejercite los músculos pubococcígeos.

¿Qué es la anorgasmia masculina y femenina? ¿Cuales son sus causas?

La anorgasmia es producida principalmente por factores psicológicos y, sólo un 5% se debe a causas físicas u orgánicas.
  • Factores orgánicos: la fisiología del orgasmo es compleja, se deben presentar contracciones de los músculos genitales localizados entre la vagina y el ano. Cualquier patología o traumatismo (mutilación genital) en dicha zona, así como el abuso de drogas, alcohol o, algunos fármacos como antidepresivos o algunos antihipertensivos, pueden desencadenar una inhibición del orgasmo.
  • Factores psicológicos: la falta de orgasmo puede relacionarse con muchos factores vinculados a la relación de pareja como son:
    • Experiencias negativas con la pareja actual o pasadas, experimentando vergüenza, culpa, exceso de estrés, etc.
    • Relaciones sexuales monótonas.
    • Miedo a perder el control sobre sus sentimientos y sobre su conducta.
  • Factores socioculturales:
    • Educación negativa hacia el sexo (como sucio, pecaminoso, etc.)
    • Falsas ideas sobre la sexualidad (mitos sexuales) por una mala educación sexual.

Por último, incluyendo otros temores (a ser lastimada por la penetración, a sentir dolor), la Dra. Helen Kaplan destaca el miedo al éxito, que desgraciadamente ocurre en muchos casos. Según Freud se trata de esas personas que fracasan con el éxito.

La mayoría de estos problemas pueden haber sido originados en la infancia pero otros son más recientes, o situacionales; sin olvidarnos de las causas asociadas a desajustes o desavenencias en la relación de pareja.

Clases de anorgasmia

  • Anorgasmia primaria: la padecen aquellas personas que no han tenido nunca un orgasmo ni a través del coito, ni por masturbación, ni por estimulación directa de su pareja o cualquier combinación de lo mencionado.
  • Anorgasmia secundaria: se presenta cuando después de tiempo de haber tenido orgasmos con normalidad, se dejan de sentir de forma recurrente.
  • Anorgasmia total: incapacidad de alcanzar un orgasmo por ningún método o práctica sexual.
  • Anorgasmia situacional: cuando solo se alcanza el clímax en circunstancias concretas.

Terapias adecuadas

La anorgasmia es una disfunción sexual de buen pronóstico ya que, se cura en un 95%. El tratamiento psicológico, combinado con la terapia sexual, es lo más recomendable.

El primero intenta modificar los problemas causados por los conflictos internos de la persona con respecto a la sexualidad mientras que, el sexólogo orientará a la persona en los modelos sexuales correctos, así como en una serie de ejercicios íntimos para superar la anorgasmia.

Los ejercicios llamados “ejercicios de Kegel” (por su creador el médico Arnold Kegel) tonifican los músculos vaginales. No sólo ayudan a superar la anorgasmia sino que en general sirven para mejorar los orgasmos en mujeres sin problemas sexuales. Son los mismos que se recomiendan antes de dar a luz, también llamados ejercicios de suelo pélvico.

Las llamadas Terapias Sexuales son el eje central del tratamiento de la anorgasmia. El objetivo de la terapia sexual, como explica la Dra. Helen S. Kaplan en su libro*, consiste en permitir que la pareja experimente el desarrollo natural de sus respuestas sexuales, y debe intentar enseñar a los miembros de la pareja sexual a crear un ambiente de amor y paz, y a potenciar la estimulación sensorial y psíquica que puede aumentar y amplificar la dimensión placentera del sexo.

Siguiendo el programa terapéutico, la pareja aprenderá a concentrar la atención en las sensaciones de placer corporal y, en aquellas que se presentan previamente al orgasmo.

El objetivo principal de la terapia es que la mujer pueda obtener placer disfrutando de su cuerpo, así como del de su pareja. Como afirma la Dra. Kaplan: “para funcionar bien sexualmente es preciso que el individuo se abandone a la experiencia erótica”.

 Separe su cita con nuestros especialistas acá  

 

Fuente: https://www.enbuenasmanos.com/que-es-la-anorgasmia-masculina-y-femenina

Bibliografía: Helen Singer Kaplan. La nueva Terapia Sexual,1.Alianza Editorial. 2009.
Javier Akerman. Sexo… ¡Naturalmente! Técnicas, ejercicios y consejos para una sexualidad plena. Ediciones Cydonia. 2010.

Qué es

La disfunción sexual femenina es un trastorno que se produce cuando hay un cambio significativo en el comportamiento sexual habitual de la mujer.

Disminuyen o incluso desaparecen los pensamientos y fantasías sexuales y se posponen o se evitan las relaciones.

Además, existe una incapacidad para disfrutar del coito y esto afecta a la calidad de vida y a las relaciones personales. En general, las cuatro áreas en las cuales las mujeres tienen dificultades son: el deseo, la excitación, el orgasmo y el dolor asociado al coito.

Causas

No se pueden establecer causas generales a esta problemática, ya que la disfunción sexual femenina puede producirse en áreas muy específicas.

Condiciones que provocan la pérdida del deseo

  • Físicas: Las intervenciones quirúrgicas, desajustes hormonales y ciertas enfermedades como la diabetescardiopatíasesclerosis múltiple, enfermedad de Parkinson y la depresión.
  • Otros factores: Los cambios en los métodos anticonceptivos, cansancio, estrés, cambios de humor, obesidad, la relación con la pareja, los episodios sexuales traumáticos y el consumo excesivo de bebidas alcohólicas y drogas, pueden favorecer que pierda el deseo sexual.

Factores que pueden dificultar la excitación

Un problema físico puede dificultar o impedir que esto ocurra si existe algo que interfiera con el flujo de sangre o las terminaciones nerviosas en la zona genital.

Las causas podrían ser la diabetes, enfermedades coronarias o ateroesclerosis.

Otro factor son las lesiones espinales, ya que pueden interferir con los mensajes que se envían desde los órganos genitales al cerebro.

Causas del vaginismo

Sentimientos negativos sobre el sexo y la sexualidad, abuso sexual previo, traumas vaginales (como el parto), un primer coito doloroso, problemas en la relación, miedo a quedarse embarazada o creencias religiosas estrictas, son algunas de las razones que provocan el vaginismo.

Mujer tumbada en la cama  Disfunciones sexuales femeninas disfuncion femenina bn 2Algunas mujeres pueden sentir la falta de deseo en ciertos momentos de su vida, por ejemplo, durante el embarazo y el parto, la lactancia y la menopausia, y en periodos de crisis o enfermedades. 

Síntomas

En términos generales, la disfunción sexual femenina puede tener múltiples causas y diversas formas de presentación, pero sus síntomas son comunes: falta de interés en iniciar o participar en actividades sexuales, falta de receptividad a la actividad sexual y la ausencia de pensamientos sexuales o fantasías.

Prevención

No existen formas concretas de prevenir la disfunción sexual femenina pero, en algunas mujeres, perder peso, dejar de fumar o dormir suficiente puede ayudar a aumentar el bienestar y el interés por las relaciones sexuales.

También es posible que el aumento de la autoestima y la aceptación del cuerpo tal y como es puedan ser de ayuda para evitar posibles problemas en el ámbito sexual.

Tipos

Dentro de la disfunción sexual femenina, existen diferentes tipos que presentan características concretas:

Disfunciones del deseo sexual hipoactivo

Algunas mujeres pueden sentir la falta de deseo en ciertos momentos de su vida, por ejemplo, durante el embarazo y el parto, la lactancia y la menopausia, y en periodos de crisis o enfermedades.

Para otras, esta situación puede volverse crónica.

Trastorno de excitación sexual

Durante la excitación sexual se dan una serie de cambios físicos. El clítoris se agranda debido a la entrada de sangre.

La estructura interna de la vagina también se alarga e hincha en su parte superior para acomodar la penetración. Otro cambio es el incremento de la lubricación de la vagina.

Esto también facilita la penetración y ayuda a evitar cualquier sensación de incomodidad durante el coito. La excitación no sólo es corporal, sino también mental.

Cuando este proceso no se lleva a cabo en el organismo, la paciente sufre un trastorno de la excitación sexual.

Dolor asociado al coito

Los tipos de dolor o dispareunia son:

  • Dispareunia profunda: Las causas principales pueden incluir enfermedades inflamatorias de la pelvis, cirugía ginecológica o pélvica, tumores o quistes uterinos o vaginales y fibroides, endometriosisinfecciones del tracto urinario, falta de lubricación o alguna infección de transmisión sexual.También puede ser la consecuencia de una determinada postura durante el coito en la que la penetración sea mayor.
  • Dispareunia leve: Es común y tiene muchas causas. Los síntomas pueden ser el escozor, ardor, o inflamación e irritación de la zona. Este dolor puede también sentirse en otros momentos además de durante el coito, por ejemplo, al caminar, correr o montar en bicicleta.Cualquier problema dermatológico también puede afectar a la zona alrededor de la vagina, como eccemasverrugaspsoriasis y liquen escleroso, que hace que la piel se retraiga y se haga más frágil.Otras causas pueden ser herpes y úlceras vaginales. La intolerancia a los espermicidas y los condones de látex, así como ciertos jabones, también pueden producir irritaciones.
  • Vaginismo: Suele considerarse una respuesta condicionada y que puede estar relacionada con la anticipación de dolor en el coito.

Diagnóstico

Las pruebas que se realizan para diagnosticar la disfunción sexual femenina, van orientadas a detectar si se debe a causas físicas o psicológicas.

Por ello, se realizarán exámenes para determinar si la paciente padece diabetesinsuficiencia cardiacatrastornos nerviosos o problemas hormonales. Por otro lado, también se estudiará si sufre estrés o ansiedad e, incluso, si consume algún tipo de drogas, ya que éstas pueden disminuir el deseo sexual.

Tratamientos

No hay ningún tratamiento válido y efectivo para todas las mujeres, por tanto, un buen conocimiento de la naturaleza del problema es fundamental para tratar a cada mujer.

El especialista llevará a cabo una revisión de la historia clínica que incluya el aspecto médico sexual y social.

Dependiendo del tipo de problema, puede hacerse un reconocimiento y extraer una muestra de sangre para analizar los niveles hormonales.

Otras pruebas pueden incluir un análisis de orina y medir la tensión arterial, las cuales pueden revelar diabetes o hipertensión, ambas posiblemente relacionadas con la disfunción sexual. Las opciones básicas de tratamiento son las terapias sexual y psicosexual.

Para el tratamiento del vaginismo existen soluciones efectivas. La mayoría incluye el tratamiento por parte de un psicólogo o sexólogo. La terapia sexual ha demostrado gran efectividad en los casos de vaginismo.

Las razones psicológicas que provocan el vaginismo deben ser tratadas también. La terapia puede incluir técnicas de relajamiento, el uso de imágenes visuales, ejercicios de tipo pélvico y programas de comportamiento cognitivo.

Otros datos

¿Qué importancia se debe dar al hecho de no tener orgasmos?

El orgasmo es una experiencia que admite muchas variedades. Cuando ocurre puede ser muy distinto cada vez, incluso en la misma mujer. No se conocen sus motivos. Ser consciente del propio cuerpo y sus respuestas sexuales es algo fundamental para que se produzca.

La incapacidad para alcanzar el orgasmo después de una estimulación sexual apropiada puede ser algo preocupante para una mujer y su pareja. La mujer puede experimentar sentimientos de fracaso e inseguridad y también puede recriminárselo a su pareja.

Pero la detección de la causa del problema puede llevar a la paciente a encontrar una solución eficaz.

 Separe su cita con nuestros especialistas acá  

 

Fuente: https://cuidateplus.marca.com/enfermedades/ginecologicas/disfuncion-sexual-femenina.html

 

La dispareunia se define como coito doloroso, aunque en realidad las molestias pueden aparecer indistintamente antes, durante o después de las relaciones íntimas.

Conviene saber que el dolor puntual no reviste mayor importancia, pues la mayor parte de las mujeres lo han sufrido en algún momento de sus vidas. De lo que vamos a hablar es del trastorno crónico que requiere un diagnóstico y tratamiento especializados.

En la mayoría de ocasiones, la dispareunia se podrá revertir, actuando sobre la causa que lo origina aplicando una serie de medidas para aliviar las molestias que impiden que las relaciones sexuales sean una experiencia 100% placentera.

Causas que originan dolor durante las relaciones 

1. Escasa lubricación

Una lubricación insuficiente, bien sea derivada de la ausencia de juegos eróticos previos, de la disminución de estrógenos después de la menopausia –vaginitis o colpitis senil-, el parto o la lactancia o del consumo de ciertos medicamentos -por ejemplo, aquellos indicados para reducir la presión arterial, los antidepresivos, sedantes, antihistamínicos o algunos tipos de píldoras anticonceptivas-, puede favorecer el desarrollo de molestias de diferente intensidad.

2. Irritaciones provocadas por métodos anticonceptivos de barrera

Dichos anticonceptivos de barrera son, por ejemplo, los preservativos, el diafragma, los dispositivos intrauterinos –DIU– o los espermicidas.

3. Vaginismo

El vaginismo se caracteriza por la contracción involuntaria de los músculos que rodean la vagina. A su vez, el origen de esta disfunción sexual puede ser psicológico o deberse a la falta información o comunicación con la pareja. Puede traducirse en temor o experiencias traumáticas, por este motivo debe diagnosticarse y tratarse lo antes posible.

4. Después del parto…

Además de la disminución de la lubricación después del parto o durante la lactancia, las mujeres también pueden experimentar dolores si han dado a luz mediante partos instrumentales -es decir, a través de dispositivos de extracción como la ventosa o el fórceps-, si se les ha practicado episiotomía o ha habido desgarros vaginales.

Las episotomías son incisiones en el periné realizadas durante el parto para evitar el desgarro de los tejidos de la zona.

5. Endometriosis y enfermedad inflamatoria pélvica

Estos dos cuadros pueden conducir a la inflamación crónica de la vagina, del útero, de las trompas o de los ovarios. Esta inflamación origina los dolores coitales o poscoitales.

Sendos cuadros deberán ser tratados con la terapia médica adecuada y, en algunos casos, con cirugía.

6. Prolapso uterino

El descenso del útero, de la vagina o del recto puede tener diferentes orígenes y puede conducir a dispareunia, incontinencia de orina, aparición de bultos en los genitales externos, dolores pélvicos o molestias al caminar.

El tratamiento puede ser médico, con ejercicios de fortalecimiento del suelo pélvico o la colocación de pesarios intravaginales, y, en los casos en los que estas terapias no den resultado, se recurrirá a la cirugía.

7. Retroversión uterina

Cuando el útero se encuentra en retroversión, es decir, orientado hacia la columna vertebral en lugar de hacia el abdomen, puede ocasionar molestias durante las relaciones íntimas en las que la penetración es más profunda. No obstante, existen posturas que permitirán disfrutar de relaciones plenamente satisfactorias.

8. Tumores genitales benignos

Los dolores provocados por la presencia de miomas uterinos o quistes ováricos dependen del tamaño de los mismos, pues si no son muy grandes no tienen por qué producir dispareunia.

9. Infecciones urinarias o vaginales

Tanto las infecciones urinarias como las vaginales provocan dolores durante las relaciones sexuales, así que se recomienda tratar la afección y esperar a que haya desaparecido por completo antes de retomar la actividad sexual.

10. Síndrome del intestino irritable

El Grupo Español de Motilidad Digestiva le a dado a conocer un estudio que revela que el 36% de afectados por el síndrome del intestino irritable sufre de dolores abdominales recurrentes e intensos, afectando, entre otros ámbitos, a sus relaciones físicas y sexuales.

11. Histerectomías

La extracción del útero o histerectomía, si es completa, puede conllevar una serie de consecuencias que afectarán a las relaciones sexuales, ya que pueden originar molestias y dolores, intensificados si la cicatriz realizada durante la intervención quirúrgica se retrae. Por eso, si la patología que ha obligado a quitar el útero es de naturaleza benigna, se aconseja extirpar solo el cuerpo uterino y conservar el cuello, lo que se llama histerectomía subtotal.

Dispareunia disparaunia 1 300x117

 

Tratamiento para combatir la dispareunia

Debido al carácter tan variopinto de los trastornos o patologías que pueden derivar en dispareunia, el asesoramiento médico especialista resultará fundamental, tanto para localizar el origen del problema como para aplicar el tratamiento más conveniente en cada caso.

No obstante, las siguientes recomendaciones os ayudarán a fomentar una vida sexual más satisfactoria y saludable:

 

  1. Dejar de lado temores o traumas y afrontar el problema con una actitud abierta y de comunicación activa con la pareja.
  2. Dar mayor importancia a los preliminares, los llamados juegos sexuales previos.
  3. Probar diferentes posturas.
  4. Emplear lubricantes.
  5. Realizar ejercicios específicos para aprender a controlar el movimiento de los músculos vaginales.
  6. Como ya hemos dicho, acudir al ginecólogo o sexologo clínico  para solicitar asesoramiento y consejo profesional.

Fuente: http://www.unidaddelamujer.es/dispareunia-o-dolor-durante-las-relaciones-sexuales-causas-y-recomendaciones/

El deseo sexual hipoactivo es un estado reiterado y persistente de  falta de deseo y de fantasías sexuales o de interés por realizar cualquier actividad sexual, en el que la persona que lo padece evita cualquier tipo de contacto sexual.

Supone en muchos afectados una gran preocupación por no poder encontrar, en la mayoría de los casos, una explicación válida a la causa de esa falta de deseo. Esto supone también un gran conflicto personal y de pareja.

Deseo Sexual Hipoactivo (DSH) primario y secundario

Por un lado puede ser una falta de deseo puntual debido a algún motivo, tal como problemas en la pareja, donde se ha sentido con anterioridad el deseo pero no en la actualidad. Es lo que se define como DSH secundario. Pero existe otro tipo de DSH secundario, conocido como circunstancial, en que el deseo se activa con otras mujeres distintas a su pareja habitual, e inclusive, con la masturbación.

Por otro lado, se conoce como DSH primario, a la falta de deseo no producido por una circunstancia sino sufrido durante toda la vida, incluso identificado desde la pubertad en la que ya existía un bajo deseo.

Deseo Sexual Hipoactivo – Causas

Son muchas las causas que pueden dar lugar a este estado. Puede deberse a motivos psicológicos, fisiológicos o incluso ambientales. A continuación detallaremos algunas de ellas:

  • Problemas en la relación de pareja: Sexuales, de comunicación, etc.
  • La calidad de las relaciones sexuales y las habilidades en las mismas
  • Problemas psicológicos como la depresión, la ansiedad, duelos, etc.
  • Problemas de autoestima o de satisfacción corporal
  • Estrés, ansiedad, situaciones problemáticas y preocupaciones
  • Determinados fármacos que disminuyen la libido
  • Desajustes hormonales
  • Problemas de alcohol o drogas
  • Educación restrictiva en la infancia sobre las relaciones sexuales
  • Problemas en el trabajo como posibles despido o situaciones de estrés en los mismos
  • Etapas del propio desarrollo, como puede ser la menopausia

Evaluación y tratamiento del Deseo Sexual Hipoactivo

Dado la diversidad de causas que pueden originar deseo sexual hipoactivoy debido a que el origen del mismo es de distinta índole, para abordar el tratamiento adecuado será necesario llevar a cabo una buena evaluación que descubra cuál es su causa real, pues éste será diferente según el padecimiento sea por un motivo físico como pudiera ser hormonal, psicológico, si el paciente tiene depresión, ambiental, si se trata de un momento estresante para el mismo, etc.

Si la causa quedara justificada por algún motivo psicológico, el abordaje desde la terapia cognitivo conductual está dando grandes resultados.

Debemos saber que la respuesta sexual está dividida en cuatro fases: Deseo, excitación, orgasmo y resolución. El DSH, por tratarse de un bajo apetito sexual, queda enmarcado en la fase 1. Será esta la que se deberá abordar desde la terapia y una vez solucionada, estudiar si existe algún otro problema en las restantes fases.

A modo de conclusión, y como ya se ha especificado anteriormente, el tratamiento a llevar a cabo es diferente en función de la causa. En el caso de que exista algún tipo de trastorno, este deberá ser tratado identificando la manera como le está afectando a la persona en su deseo. Así mismo, son muchos los casos en los cuales se debe aportar información sexual, trabajar miedos o fobias, así como la ansiedad anticipatoria. El trabajo de la comunicación en la pareja y el déficit de habilidades sexuales, en muchos casos, debe ser entrenado.

”Para mayor información, escribanos o llámenos al 305-340-2970 y consulte con nosotros”

Fuente: https://www.psicoadapta.es/blog/deseo-sexual-hipoactivo-dsh/

Descripción general

La anorgasmia es un término médico para definir la dificultad regular para alcanzar el orgasmo luego de una amplia estimulación sexual. La falta de orgasmos te angustia o interfiere en la relación con tu pareja.

Los orgasmos varían en intensidad, y las mujeres varían en la frecuencia de sus orgasmos y la cantidad de estimulación necesaria para provocar un orgasmo. La mayoría de las mujeres necesitan un cierto grado de estimulación del clítoris directa o indirecta y no alcanzan el clímax solo con la penetración. Además, los orgasmos suelen cambiar con la edad, por problemas médicos o por los medicamentos que tomes.

Si estás a gusto con el clímax de tus actividades sexuales, no hay de qué preocuparse. No obstante, si te preocupa la falta de orgasmos o la intensidad de estos, consulta con tu médico acerca de la anorgasmia.

Síntomas

Un orgasmo es una sensación de placer físico intenso y liberación de tensión, acompañada de contracciones rítmicas e involuntarias de los músculos del piso pélvico. Pero no siempre se ve, ni suena, como en las películas. La forma en que se siente un orgasmo varía entre una mujer y otra y, en una misma persona, puede diferir de un orgasmo a otro.

Por definición, los principales síntomas de la anorgasmia son la incapacidad de tener un orgasmo o largas demoras para alcanzarlo, lo que genera angustia. Pero hay diferentes tipos de anorgasmia:

  • Anorgasmia de toda la vida. Esto significa que nunca sentiste un orgasmo.
  • Anorgasmia adquirida. Esto significa que solías tener orgasmos, pero ahora tienes dificultad para llegar al clímax.
  • Anorgasmia circunstancial. Esto significa que puedes tener orgasmos solo en ciertas circunstancias, como durante el sexo oral o la masturbación, o solo con una pareja determinada.
  • Anorgasmia generalizada. Esto significa que no puedes tener orgasmos en ninguna situación y con ninguna pareja.

Cuándo debes consultar con un médico

Consulta con tu médico si tienes dudas sobre el orgasmo o estás preocupada por tu capacidad para alcanzar el orgasmo.

Causas

El orgasmo es una reacción compleja a varios factores físicos, emocionales y psicológicos. Las dificultades en cualquiera de estas áreas pueden afectar tu capacidad para alcanzar el orgasmo.

Causas físicas

Existe una amplia gama de enfermedades, cambios físicos y medicamentos que pueden interferir con el orgasmo:

  • Enfermedades. Las enfermedades graves, como la esclerosis múltiple y la enfermedad de Parkinson, y sus efectos sobre el bienestar psicológico pueden obstaculizar el orgasmo.
  • Problemas ginecológicos. Las cirugías ginecológicas, como la histerectomía o las cirugías para tratar el cáncer, pueden afectar el orgasmo. Además, la ausencia del orgasmo suele estar acompañada de otros problemas sexuales, tales como la incomodidad o el dolor durante las relaciones sexuales.
  • Medicamentos. Hay muchos medicamentos recetados o de venta libre que pueden inhibir el orgasmo, entre los cuales se incluyen medicamentos para la presión arterial, antipsicóticos, antihistamínicos y antidepresivos (en especial los inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina, ISRS).
  • Alcoholismo y tabaquismo. El consumo excesivo de alcohol puede obstaculizar tu capacidad para alcanzar el clímax. El tabaquismo puede limitar el flujo sanguíneo hacia los órganos sexuales.
  • Envejecimiento. A medida que envejeces, los cambios normales de la anatomía, las hormonas, el sistema neurológico y el sistema circulatorio pueden afectar tu sexualidad. La disminución de los niveles de estrógeno a medida que entras a la menopausia y los síntomas de esta, como los sudores nocturnos y los cambios de humor, puede tener un efecto sobre la sexualidad.

Causas psicológicas

Hay muchos factores psicológicos que cumplen una función en tu capacidad para llegar al orgasmo, incluidos los siguientes:

  • Problemas de la salud mental, como la ansiedad o la depresión
  • Imagen corporal negativa
  • Estrés y presiones financieras
  • Creencias culturales y religiosas
  • Sensación de vergüenza
  • Culpa por disfrutar del sexo
  • Abuso sexual o emocional en el pasado

Problemas en la relación

Los problemas de pareja fuera de la habitación pueden impactar en las relaciones sexuales. Entre los problemas, se pueden incluir los siguientes:

  • Falta de conexión con tu pareja
  • Conflictos sin resolver
  • Comunicación defectuosa sobre las necesidades y preferencias sexuales
  • Infidelidad o falta de confianza
  • Violencia de parejaAnorgasmia en mujeres 12345

Diagnóstico

La evaluación médica de la anorgasmia por lo general consta de lo siguiente:

  • Historia clínica detallada. Es posible que el médico te pregunte sobre tus antecedentes sexuales y quirúrgicos, y tus relaciones actuales. No dejes que la vergüenza te impida dar respuestas honestas. Estas preguntas ayudarán a determinar la causa del problema.
  • Examen físico. Es probable que el médico te haga un examen físico general para buscar las causas físicas de la anorgasmia, como una afección médica. Es posible que el médico también haga un examen del área genital para ver si existe una razón física o anatómica evidente para la falta de orgasmos.

Tratamiento

El tratamiento para la anorgasmia dependerá de la causa de tus síntomas. Puede comprender cambios en el estilo de vida, terapia y medicación.

Cambios en el estilo de vida y la terapia

En la mayoría de las mujeres, una parte esencial del tratamiento incluye la consideración de los problemas de relación y los factores de estrés cotidianos. También es útil entender tu cuerpo e intentar distintos tipos de estimulación sexual.

  • Aprende a entender tu cuerpo. Al entender tu anatomía, y la manera y los momentos en los que disfrutas el contacto puede mejorar la satisfacción sexual. Si necesitas un curso de repaso de anatomía genital, pídele al médico un diagrama o explora tu cuerpo con un espejo.La autoestimulación manual o con un vibrador puede ayudarte a descubrir el tipo de contacto que se siente mejor y puede darte información que puedes compartir con tu pareja. Si no estás cómoda explorando tu cuerpo sola, puedes hacerlo con tu pareja.
  • Aumenta la estimulación sexual. Las mujeres que nunca han experimentado un orgasmo quizás no tengan la estimulación sexual suficiente. La mayoría de las mujeres necesitan estimulación directa o indirecta en el clítoris para alcanzar el orgasmo.El cambio de posiciones sexuales puede producir más estimulación en el clítoris durante la penetración vaginal. Si usas vibradores o tienes fantasías durante las relaciones sexuales puede ayudar a tener un orgasmo.

    En algunos casos, el uso de un dispositivo llamado bomba de vacío clitoriana puede aumentar el flujo sanguíneo y la estimulación. Este es un dispositivo manual que funciona con baterías que cuenta con una taza que se ajusta sobre el clítoris.

  • Busca terapia de pareja. Un terapeuta puede ayudar con los conflictos de la relación que afectan tu capacidad para alcanzar el orgasmo.
  • Prueba con la terapia sexual. Los terapeutas sexuales se especializan en el tratamiento de los problemas sexuales. La terapia a menudo incluye educación sexual, ayuda con las habilidades de comunicación y ejercicios de comportamiento que tú y tu pareja pueden practicar en casa.

Tratamientos médicos

  • Tratamiento de enfermedades de base. Si una afección médica es lo que dificulta tu capacidad para alcanzar el orgasmo, el tratamiento de la causa podría resolver el problema. El cambio de los medicamentos conocidos por inhibir el orgasmo también puede eliminar los síntomas.
  • Terapia con estrógenos para mujeres posmenopáusicas. Si la anorgasmia está asociada con los síntomas de la menopausia, como los sudores nocturnos y los bochornos, la terapia con estrógenos sistémicos (a través de tabletas, parches o geles) puede aliviar esos síntomas y mejorar la respuesta sexual.La terapia local con estrógenos (a través de cremas vaginales o supositorios o anillos de liberación lenta que se colocan en la vagina) puede aumentar el flujo sanguíneo hacia la vagina y mejorar la excitación sexual.
  • Terapia con testosterona. La testosterona tiene un papel en la función sexual femenina, aunque se desconoce su importancia. La terapia de reemplazo de testosterona en mujeres es controvertida y la Administración de Medicamentos y Alimentos (FDA) no la ha aprobado para tratar la disfunción sexual de las mujeres.Además, puede tener efectos secundarios que incluyen acné, exceso de vello corporal (hirsutismo) y alopecia androgenética. Aparentemente, la testosterona es más efectiva en aquellas mujeres con niveles bajos de testosterona causados por la extirpación quirúrgica de los ovarios (ooforectomía).

    Si eliges este tratamiento, el médico debe vigilar sus efectos sobre tu salud.

Medicina alternativa

Los productos naturales, como los que están hechos con L-arginina, se comercializan para mejorar la vida sexual de las mujeres. Sin embargo, estos suplementos no se han estudiado completamente para este uso y no están regulados por la FDA.

Habla con tu médico antes de probar terapias naturales, que pueden causar efectos secundarios e interactuar con otros medicamentos.

Estrategias de afrontamiento y apoyo

La dificultad para alcanzar el orgasmo puede ser frustrante para ti y para tu pareja. Además, concentrarse en el clímax puede empeorar el problema.

La mayoría de las parejas no tiene relaciones sexuales alucinantes y salvajes como aparecen en la televisión o en las películas. Intenta replantear tus expectativas. Concéntrate en el placer mutuo y la intimidad en lugar del orgasmo. Tal vez logres que una meseta de placer sostenido sea igual de satisfactoria que un orgasmo.

Preparación para la consulta

Si la falta de orgasmos a partir de la actividad sexual te angustia, pide una consulta con tu médico de cabecera o tu ginecólogo.

A continuación, te presentamos información que te ayudará a prepararte para la consulta.

Lo que puedes hacer

Haz una lista de lo siguiente:

  • Tus síntomas, cuándo comenzaron y en qué circunstancias ocurrieron
  • Tus antecedentes sexuales, incluidas las relaciones y experiencias desde que comenzaste a tener relaciones sexuales y cualquier antecedente de trauma o de abuso sexual
  • Los trastornos médicos que tengas, incluidas las enfermedades de salud mental
  • Los medicamentos, vitaminas u otros suplementos que consumas, incluidas las dosis
  • Las preguntas para hacerle a tu médico

Para la anorgasmia, algunas preguntas básicas que puedes hacerle a tu médico son las siguientes:

  • ¿Qué puede estar causando mi dificultad para alcanzar el orgasmo?
  • ¿Qué análisis necesito?
  • ¿Qué enfoque de tratamiento recomienda?
  • ¿Existen cambios en el estilo de vida o medidas de cuidado personal que me puedan ayudar?
  • ¿Recomienda que haga terapia?
  • ¿Mi pareja debe participar en el tratamiento?
  • ¿Tiene folletos u otro material impreso que me pueda llevar? ¿Qué sitios web me recomienda?

No dudes en hacer otras preguntas.

Qué esperar de tu médico

El médico podría hacerte preguntas, incluidas las siguientes:

  • ¿A qué edad comenzaste a tener relaciones sexuales?
  • ¿Cuánto tiempo hace que tienes dificultades para alcanzar el orgasmo?
  • ¿Te excitas durante las interacciones sexuales con tu pareja?
  • ¿Sientes dolor durante la penetración vaginal?
  • ¿Cuán satisfecho estás con tu relación actual?
  • ¿Qué tipo de anticonceptivos usas?
  • ¿Consumes alcohol o drogas recreativas? ¿Cuánto?
  • ¿Qué mensajes sobre el sexo recibiste mientras crecías?

Qué puedes hacer mientras tanto

Sé honesto con tu pareja. Continúa la actividad sexual y también explora otras formas de tener contacto íntimo. Cambiar el foco del orgasmo al placer puede ayudar.

»Para mayor información, escribanos o llámenos al 305-340-2970 y consulte con nosotros»

Fuente: https://www.mayoclinic.org/es-es/diseases-conditions/anorgasmia/symptoms-causes/syc-20369422

Cuando escuchamos hablar de prótesis de pene seguro que lo primero que nos viene a la cabeza son esos anuncios para alargar el miembro masculino, pero la realidad es que la gran mayoría de intervenciones que se realizan en esta parte del cuerpo son por motivos de salud.

El motivo principal por el que se implanta una prótesis de pene es la disfunción eréctil refractaria, como explica el urólogo de la Unidad de Andrología del Hospital de Bellvitge, Josep Torremadé. Ya sea porqué el paciente ha sido sometido a una operación de Cáncer de próstata o colorrectal, o porque sufre algún problema orgánico relacionado con la edad, la obesidad o enfermedades como la diabetes o la hipertensión.

El doctor recuerda que esta práctica es siempre “la última opción” tras haber probado tratamientos con fármacos e inyectables: “Tan solo recurrimos a la cirugía cuando han fallado el resto de mecanismos menos invasivos”.

La intervención se realiza en pacientes que muestran problemas de erección y que no pueden mantener relaciones sexuales satisfactorias. Gracias a la prótesis, se recupera la funcionalidad de este órgano.

“A diferencia de otras prótesis que pueden tener una función estética -como puede ser el caso de las prótesis mamarias- la de pene se realiza únicamente por salud, para recuperar una función perdida”, apunta Torremadé, que asimila la funcionalidad de esta prótesis a las de cadera, por ejemplo.

Prótesis de pene protesis de pene cuando todo falla 1 300x283

 

¿Cómo funciona?

Para implantar estas prótesis se colocan dos cilindros dentro del pene y una bolsa de líquido –que se deja en el estómago- para dar rigidez y laxitud al miembro. El paciente activa y desactiva la prótesis a través de una bomba ubicada en el escroto.

Aspectos positivos para la implantación de una prótesis de pene:

– La sensibilidad no se afecta.

– El orgasmo no se ve afectado, incluso en muchos casos es más placentero debido a la nueva actividad sexual.

– La eyaculación es la misma o en muchas ocasiones mayor, al recuperar el deseo sexual y ser más placentero el acto sexual en sí.

– La forma de orinar no se ve afectada en absoluto.

Además tiene un alto índice de tolerancia y es una de las soluciones de la disfunción eréctil con un mayor grado de satisfacción por parte del paciente.

No confundirlo con un aumento de pene

Como hemos indicado al principio, no se deben confundir las prótesis de pene, con un único objetivo funcional, con los implantes de pene. “No es un aumento de pene, esto se realiza a través de otras técnicas”, avisa el doctor Torremadé.

Fuentes: https://www.lavanguardia.com/vivo/20180412/442425993816/en-que-consisten-protesis-pene.html

http://www.andromedi.com/que-es-y-como-funciona-la-protesis-de-pene-un-solucion-a-la-disfuncion-erectil/